En la mañana, tuvimos un almuerzo con una paella para unas 120-130 personas en la plaza de la parroquia, en la que se hizo comunidad y se estrecharon lazos entre todas las realidades de la comunidad parroquial.

La Eucaristía de la tarde de este tercer día del Triduo en honor a san Fulgencio, la presidió D. Brian Palao, que ejerció de Diácono en nuestra parroquia, y en la homilía nos dejaba estos puntos destacados:

  • ¿Cuál es la voluntad de Dios para nuestra vida? Porque fuimos elegidos, que nuestra fuerza nace de Dios, y gratuita. Jesús ya se entregó por nosotros, nos reconcilió con Dios.
  • Que seamos capaces de decir “Aquí estoy para hacer Tu voluntad”, y hacerlo de verdad, añadiendo que lo hagamos cuando estamos sufriendo, cuando me cuesta descubrirte en medio de mi vida, cuando no entiendo lo que ocurre.
  • Porque estamos llamados a discernir la voluntad de Dios en nuestras vidas y ponernos en sus manos para poder vivirla.
  • Es Jesús el que viene a nuestras vidas, que seamos capaces de verlo y actuar, que Dios no nos abandona.

Finalizó pidiendo la intercesión de san Fulgencio para que descubramos que Jesús es Dios que se ha hecho pequeño con nosotros para nuestra salvación, que seamos capaces de testimoniarlo y dar a conocer al amor que Dios nos tiene.

Cerraremos con la Eucaristía en la festividad de san Fulgencio en la tarde del lunes.

Abrir chat